INICIO / BLOG / CARACOLES Y BABOSAS, ESPECIALISTAS EN MONITOREO

CARACOLES Y BABOSAS, ESPECIALISTAS EN MONITOREO

En la actualidad, está muy extendido el conteo y trampeo para determinadas plagas. Ejemplo de ello es el de la carpocapsa (Cydia pomonella), la cual se monitorea mediante trampas con feromonas para obtener así la curva de vuelo y saber cuándo sobrepasa el umbral y se debe aplicar el tratamiento correspondiente. Esta misma técnica se utiliza en muchas otras plagas, sin embargo, no ocurre lo mismo con la plaga de caracoles y babosas, a pesar de tratarse de una plaga nada delicada cuyos daños pueden llegar a mermar mucho la cosecha.

Tradicionalmente, esta plaga se ha tratado una vez ha aparecido el problema, es decir, cuando el agricultor ha visto que los caracoles estaban dañando el cultivo.  Un ejemplo muy claro lo encontramos en cultivos leñosos, donde el agricultor trata cuando ve los caracoles en el árbol. Lamentablemente, llegados a este punto, la aplicación es ineficaz, ya que el caracol no bajará del árbol a comerse el fitosanitario, puesto que tiene comida de sobra en la copa del árbol.  Por ello, es imprescindible conocer el momento óptimo de aplicación, igual que con otras muchas plagas

CONOCER EL MOMENTO ÓPTIMO DE APLICACIÓN

Para conocer el momento óptimo de aplicación se debe comprender primero el ciclo de los caracoles y babosas. Su actividad es fundamentalmente en primavera y otoño cuando existen unas temperaturas entre 13-18ºC y una humedad relativa del 75%. Durante el invierno y el verano se produce una parada de su actividad. La puesta de huevos se realiza tras la parada invernal y estival. En el caso de las babosas ponen dos puestas, una a la salida del invierno y otra a la salida del verano. En cambio, los caracoles solo ponen una puesta, aunque en climas cálidos pueden extender su periodo de puesta. 

Es por ello por lo que el momento óptimo de aplicación se debe realizar a las salidas de las paradas, justo en el momento que los caracoles y babosas empiezan su actividad. El objetivo de la aplicación no es solo impedir que el caracol o babosa dañe el cultivo, sino también romper el ciclo biológico de la plaga y bajar el número de población.

CICLO BIOLÓGICO BABOSAS

CICLO BIOLÓGICO CARACOLES

Como solución sostenible Servalesa ofrece ELIREX® IP, este molusquicida único en el mercado, acompañado de un buen asesoramiento para determinar el momento óptimo de aplicación será la clave de la eficacia del control de la plaga. Para ello, el equipo de Servalesa es experto en el muestreo de lo caracoles y babosas mediante trampas. Las trampas recrean las condiciones idóneas para caracoles y babosas, proporcionando la humedad y oscuridad necesarias. Durante la noche, los caracoles se refugian debajo de la trampa y por ello el muestreo se debe hacer en las primeras horas de la mañana (no más de 2 horas después de la salida del sol). Se realiza el conteo de los caracoles y babosas de las trampas y si sobrepasa el umbral establecido dependiendo de la variedad, se debería realizar la aplicación con el producto correspondiente.

 

Ingeniera Agrónoma
Delegada Comercial Zona Noreste

Iris García

Descubre todo sobre la plaga de caracoles y nuestro ELIREX IP en el siguiente enlace: https://servalesa.com/producto/elirex-ip/

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE ELIREX® IP?

VER MÁS

POST RELACIONADOS